Novedades

06
Ago

PERFIL LABORAL

por APM Capacitia

PERFIL LABORAL: ¿Qué es y qué hay que tener en cuenta al armarlo?

Las organizaciones al momento de tener que cubrir una posición vacante realizan la búsqueda de postulantes que puedan aportar valor a la empresa y al puesto. Para ello se abocan a la tarea de revisar varios perfiles en LinkedIn o plataformas de búsqueda laboral como Zonajobs, Bumeran, Computrabajo, etc.

 El perfil laboral es la presentación de las competencias que posee una persona y que la hace elegible para un determinado puesto o tarea dentro del ámbito laboral. Es el resultado de su experiencia profesional/personal que le ha brindado los conocimientos y las habilidades para desempeñarse de manera eficaz en un puesto de trabajo. 

El armado del perfil laboral para un proceso de búsqueda tiene como propósito dar cuenta de

  • ·         El objetivo laboral.
  • ·         La descripción de las habilidades y aptitudes.
  • ·         La acreditación de conocimientos.
  • Una descripción actitudinal y de valores.

En este sentido, preparar el perfil laboral para un proceso de búsqueda implica una serie de criterios:

En relación al Objetivo Laboral: El objetivo laboral es un apartado importante ya que brinda la oportunidad de presentarse en breves palabras motivando al selector a continuar la lectura del perfil. Es central que la redacción esté orientada de forma clara al puesto, sector o industria al que se aspira. Generalmente las plataformas de búsqueda laboral cuentan con una sección de objetivo laboral o en ocasiones puede aprovecharse la sección de descripción personal. En LinkedIn hay diversos espacios que pueden utilizarse para tal fin. En el currículum tradicional suele ponerse seguido a los datos personales, antes de la experiencia laboral. El objetivo laboral debería responder a tres preguntas:

 

¿Qué busco?

 “Es mi intención insertarme en la industria farmacéutica como APM…”

¿Qué ofrezco?

“Es mi intención insertarme en la industria farmacéutica como APM. Tengo experiencia comercial en negociación, trabajo en equipo y orientación a resultados que junto con los conocimientos adquiridos en el curso de APM sobre la industria farmacéutica y la tarea del visitador médico…”

¿Qué obtiene el contratante?

“Es mi intención insertarme en la industria farmacéutica como APM. Tengo experiencia comercial en negociación, trabajo en equipo y orientación a resultados que junto con los conocimientos adquiridos en el curso de APM sobre la industria farmacéutica y la tarea del visitador médico espero contribuir al crecimiento del laboratorio”

 

En relación a la descripción de las habilidades y aptitudes: El selector de personal evalúa las habilidades y las aptitudes a partir de la descripción de la experiencia laboral. Muchas personas confunden la redacción de la experiencia laboral con un listado de trabajos y tareas que han realizado en su vida. Pero el selector que lee un perfil laboral necesita algo más que un listado. Quiere saber qué ha aprendido el postulante, qué habilidades ha desarrollado y de qué manera ha contribuido al crecimiento de la compañía y del puesto en el que trabajó.

Al armar el apartado “experiencia laboral” en el currículum o en las plataformas de búsqueda, un criterio recomendable para la redacción es que se describa Período – Empresa – Puesto – Tareas – Logros.

Por ejemplo:

En el apartado “Experiencia Laboral”:

2016 – Actualidad. Empresa “X”. Vendedora

Tareas: Venta y contacto de nuevos clientes.

2016 – Actualidad. Empresa “X”. Vendedora

Tareas: Negociación, apertura de cuentas de nuevos clientes. Seguimiento y fidelización. Recuperación de clientes. Planificación de estrategia comercial.

En dicho puesto logré aumentar un 15% las unidades vendidas.   

El ejemplo de la izquierda responde a un formato tradicional de presentar la experiencia laboral. Por el contrario, en la columna de la derecha proponemos una manera que permite expresar los logros en el puesto de trabajo (por ejemplo, aumentar en un 15% las unidades vendidas) y vincularlo a las habilidades de la postulante (negociación, planificación, etc.)

En caso de que se trate de una entrevista laboral es primordial contar con ejemplos variados acerca del uso de las habilidades referidas. Si en el perfil se indica que se tiene la habilidad de planificación es importante poder dar un ejemplo de cómo se dedica un tiempo para armar la hoja de ruta de visitas a los clientes. O si se indica que se es hábil para la negociación se puede dar un ejemplo de alguna negociación compleja que se ha llevado adelante y con resultados positivos.

También en la entrevista es muy útil asociar la habilidad con el puesto laboral al que se aspira. Por ejemplo “En mi trabajo actual parte de mis tareas implican la apertura de cuentas con clientes nuevos. En el curso de APM trabajamos la manera de representar comercialmente al laboratorio en la zona de trabajo asignada. Cómo organizar las visitas según capacidad o potencial prescriptivo. Cómo relacionarse con los médicos brindando información actualizada, asesorándolos sobre los tratamientos farmacológicos y brindando servicio según sus necesidades para conseguir la prescripción. También el rol de la farmacia en el circuito comercial. Por eso, si trabajara de visitadora y uno de los objetivos del laboratorio fuera ampliar el fichero médico con nuevos profesionales, comenzaría mi tarea verificando si es necesario actualizar la lista de médicos, trataría de obtener información de cada médico con cada visita, planificaría la hoja de ruta en instituciones poco visitadas para conocer a nuevos médicos y establecería contacto con las farmacias de la zona que puedan brindar información de relevancia...”

Los ejemplos permiten al selector tener una idea más clara de las habilidades que el candidato posee y cómo han sido puestas en práctica en su historia laboral a fin de detectar si es un candidato idóneo para el puesto.  

En relación a la Acreditación de Conocimientos: En este apartado el objetivo es poder reflejar los saberes que se han alcanzado por educación formal (secundario, terciario, universidad, cursos de especialización, etc.) y también aquellos adquiridos por educación informal (aprendizaje intuitivo de sistemas de gestión, de metodologías de producción, de logística y distribución, etc.)

En el caso de incluir este apartado en el perfil de las plataformas de búsqueda o en el CV, los saberes se pueden agrupar en diferentes secciones según el siguiente criterio:

  • ·         Formación académica: dedicado a la capacitación que se puede acreditar. Educación secundaria, terciaria, universitaria, cursos de formación profesional (por ejemplo, Curso de APM)
  • ·      Idiomas: dedicada a la formación en lenguas extranjeras. Si se puede acreditar certificación es recomendable indicar el grado alcanzado. Si el aprendizaje del idioma no es formal sólo indicar nivel.
  • ·         Informática: dedicado a indicar qué conocimientos se tienen en diferentes programas o sistemas. Puede incluirse desde el Paquete Office hasta el conocimiento de sistemas de gestión como SAP o Tango. Si algunos de estos conocimientos se adquirieron mediante certificación corresponde indicarlo.
  • ·     Cursos: en esta sección se mencionan aquellos cursos que implican formación complementaria u otras actividades que permitan la adquisición de competencias (curso de negociación, de comunicación no verbal, oratoria, teatro, fotografía, etc.)

Si se trata de comunicar la formación en el espacio de la entrevista al igual que con las habilidades es esencial contar con ejemplos de la adquisición y uso de esos conocimientos. Por ejemplo, si en el perfil se indicó conocimiento del idioma inglés se puede comentar cómo ese saber permitió ampliar los contactos con clientes en el exterior o cómo el manejo del idioma posibilitó mantenerse actualizado técnicamente en determinadas áreas del trabajo. En el caso de una entrevista para visitador médico se puede señalar que el conocimiento del idioma favorece la lectura de papers científicos. 

En relación a las actitudes y valores: Las actitudes y valores son los factores más difíciles de comunicar por parte del postulante y de evaluar para el selector. El espacio ideal para detectarlos es la entrevista ya que no es algo que se puede expresar con claridad en un currículum o en las plataformas de búsqueda.

Se puede definir a la actitud como una predisposición hacia la conducta. Se relaciona con la personalidad y la motivación. Incide en la manera en que una persona encara las actividades de la vida cotidiana incluyendo las actividades laborales. Ejemplos de actitudes en el trabajo son: adaptabilidad, flexibilidad, optimismo, iniciativa, trabajo en equipo, creatividad, responsabilidad, búsqueda de resultados, necesidad de logro, etc.

Por otro lado, los valores son principios rectores de la conducta. Se relacionan con la ética, la moral y la vida en sociedad. Ejemplos de valores en el trabajo son: compromiso, tolerancia, solidaridad, colaboración, integridad, honestidad, fidelidad, etc.

En el caso del CV o las plataformas de búsqueda el perfil laboral está diseñado para comunicar principalmente las habilidades y conocimientos, y de manera indirecta las actitudes. Los valores son material de la entrevista laboral.

La forma en que ha sido confeccionado el perfil laboral puede comunicar sobre las actitudes. Así, por ejemplo, la organización estructural del perfil puede dar cuenta de la preocupación del postulante por brindar información clara. Otro indicio será la prolijidad, escribir sin errores de ortografía y de manera clara a fin de que el mensaje sea fácilmente comprendido por el lector.

Otros indicadores de las actitudes del postulante se pueden apreciar en la carta de presentación, la descripción de sí mismo, el extracto, etc. En ocasiones los postulantes envían su CV por mail sin presentarse adecuadamente en el cuerpo del mismo, sin indicar el asunto, motivo de contacto y sin agradecer y saludar correctamente.

En LinkedIn, por ejemplo, cuando se ha solicitado el contacto a alguien y éste lo ha aceptado, es esperable el agradecimiento en determinados casos.  

Otro ejemplo es la foto elegida para el perfil, que sea acorde al contexto laboral. Muchas veces ocurre que los postulantes utilizan selfies o fotos de tipo social en el currículum o las plataformas de búsqueda, que no es lo esperado.

En espacios como las plataformas de búsqueda y LinkedIn hay algunos apartados donde se pueden incluir las actitudes directamente. Incluso, en LinkedIn se puede conseguir que otras personas validen tanto las habilidades como las actitudes publicadas. En el currículum tradicional, con una extensión que no debería superar la carilla, es más difícil plasmar este tipo de información. Por eso es muy importante la manera en que se redactan los datos del objetivo laboral, los logros y los conocimientos.

En el caso de la entrevista laboral, el selector buscará información sobre actitudes y valores a partir de algunos indicadores y de las preguntas propias de la entrevista.

Algunos ejemplos de indicadores que se pueden detectar en una entrevista son: la puntualidad, la imagen personal (aseo y vestimenta acordes), el lenguaje no verbal adecuado, concurrir con copia del CV, disponer del tiempo para el proceso de la entrevista (a veces ocurre que los postulantes no disponen del tiempo requerido por no haber organizado correctamente su agenda), concurrir bien informados acerca del puesto, la empresa y la industria a la que esta pertenece (por ejemplo ir a la entrevista para visitador médico sin saber sobre el laboratorio y sus productos es un error fundamental)

Dentro de las preguntas que pueden estar orientadas a evaluar actitudes algunas pueden ser: ¿Por qué quiere ser visitador médico? / ¿Por qué quiere trabajar en la industria? / ¿Por qué desea cambiar de trabajo? / ¿Por qué se fue de sus trabajos anteriores? / ¿Qué expectativas tiene sobre el trabajo de visitador médico? / ¿Si lo contratáramos cuáles serían sus primeras acciones? / ¿Cómo se ve en 5 años?...

El selector evaluará tanto el contenido como la forma en que el candidato responde, es decir, la actitud del entrevistado al momento de contestar. Por ello es necesario prepararse para la entrevista de antemano. Conocer bien el propio perfil laboral publicado, planificar la vestimenta, investigar al laboratorio y sus productos (básico para una entrevista de APM), pensar las posibles preguntas y prepararnos para responder a fin de comunicar nuestro perfil laboral de la mejor manera.

 

El perfil laboral es nuestra manera de presentarnos. Es por eso que vale la pena dedicarle un tiempo a revisarlo y mejorarlo. A través del perfil contamos quienes somos y lo que podemos aportar en el empleo al que aspiramos. Un perfil bien elaborado puede marcar la diferencia. Esperamos que este artículo pueda servir en esa tarea.